¿Nuevo en el vecindario del emprendimiento?

IMG_7054¿Por qué será que algunas personas esperan que uno por ser nuevo en el vecindario del emprendimiento, por ser “freelancer”, por tener un blog o ser muy activo dando a conocer lo que hacemos en Internet tenemos la obligación de regalar o bajar el valor de nuestro trabajo a la primera persona que lo pide?

Haciendo referencia a Andrés Pérez Ortega, mi personal brander favorito, creo que se confunde eso de colaborar, compartir, cooperar, conversar y todas esas cuestiones que empiezan por “co”, con ir regalando tu esfuerzo al primero que se cruza por tu sitio virtual o por redes sociales….(de co-brar se habla poco).

Por ahí circula una frase que muchos emprendedores y “freelances” utilizan: “Yo no cobro por lo que sé, yo cobro por lo que hago”

Ni uno ni el otro.  A pesar que comparto el concepto, nunca estuve 100% de acuerdo hasta que leí un artículo de @FranciscoAMK que lo expuso mejor desde mi punto de vista:

 Yo cobro porque el cliente obtendrá un beneficio de mi trabajo

En ese momento, me sentí más acompañada en este mundo del emprendimiento: me sentí más segura sobre “no regalar” mi trabajo o bajarle el valor sólo por que soy nueva en el negocio del emprendimiento o porque toooooodos los más expertos te dicen que hay un precio de entrada que pagar.

Claro que hay un precio de entrada que pagar.  Nada es gratis en esta vida.  Cierto que debemos hacer un sacrificio al principio, pero de ahí a regalarlo, hay una brecha grande.

El problema es cuando no estamos seguros de lo que vale nuestro trabajo y dejamos que los que no saben decidan y abusen de nuestra inexperiencia o nuestro desconocimiento.

A veces lo que hacemos puede parecer muy sencillo ante los ojos de alguien ajeno a nuestra área que no conoce lo que pasa por nuestras mentes o la cantidad de decisiones que tomamos a cada minuto para llegar a un resultado final.

Nuestro trabajo tiene un valor y si no lo defendemos o no le damos el valor que merece, nadie lo hará.

Quizás lo más valioso de nuestro trabajo es el proceso mental que realizamos en base a nuestra experiencia y experticia: sólo tú sabes cuál es y cuánto vale.  El famoso “know how”.

Pero me voy más allá…. leyendo y aprendiendo sobre valor y valores, y como buena marketera (si es que existe esta palabra), al final, nos contratan y contratamos esperando recibir un “beneficio”.

El cliente te contrata para recibir un beneficio.

Cada persona asigna cierto valor especial a la experiencia que está por contratar.  Cada persona valorará tu trabajo por el beneficio que espera recibir.  Para algunos, nuestro trabajo sería algo muy valioso y para otros no tanto.

Dependerá de ti discernir y definir cuándo cobrar menos, cuándo cobrar más o cuando no cobrar.

Termino por hoy, mencionando a la confianza: el valor percibido por el cliente acerca de tu trabajo se traduce en confianza.  Mientras más confianza el cliente tenga de tu trabajo y del beneficio que le aportas, más dispuesto estará a pagar por el precio / valor que le has asignado.

Necesitamos generar un lazo de confianza y demostrar nuestra experiencia.  El personal branding es mi mayor recomendación.

No bajes el precio de tu trabajo, mejor aumenta el valor de tu marca así nunca competirás por precio

Si tu trabajo tiene valor, si tu “know how” tiene valor, debes buscar la manera de hacerlo saber a quien te llame o te escriba con consultas esperando que sean “gratuitas.”

Dale argumentos a tus clientes sobre el valor de tu marca y por qué tu producto lo vale y no tendrás que bajar el precio..

Yo amo mi trabajo. A veces lo regalo, a veces no.  Como emprendedor(a) deberás analizar tu audiencia, entender tu mercado y cuánto está dispuesto a “pagar” pero también debes tener claridad sobre el valor de tu propuesta –  de tu oferta y de tu trabajo para saber qué hacer en caso de que la gente espere que se lo regales porque eres “nuevo” en el vecindario del emprendimiento.

El que esté dispuesto a contratarte por el valor que ofreces seguro ha visto algo en ti – ha visto que le puedes aportar con el beneficio que está buscando; tu trabajo será dar lo mejor de ti, confiar en tu valor y no defraudarlo; ojalá te recomiende y poco a poco dejarás de ser el “nuevo” en el vecindario del emprendimiento.

Si tienes alguna opinión, por favor compártela, me encantaría conocerla. Si tienes alguna pregunta que te gustaría que te respondiera, por favor, escríbeme, me encantaría ayudarte.

Si quieres compartir este artículo, me encantaría que lo hicieras.

Happy Coaching 🙂

Yael

Anuncios

3 comentarios el “¿Nuevo en el vecindario del emprendimiento?

  1. SI..creo que eres bastante mas que tu faceta de bailarina. Me encanto este articulo y la forma facil que lo explicas. Es algo que siempre le habia querido explicar mejor a mis colegas artistas y alumnos de Songwriting. . Gracias. Lo compartire en mi Facebook…. Pedro Azael

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Pedro, gracias por escribir y compartir. Estoy feliz que encuentres este artículo útil. ¿por casualidad eres el Pedro Azael que en los ’80 escribió o trabajó un disco con Tony Bern? Sigamos en contacto 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: