¿Sabes la diferencia entre un sueño y una meta?

Tan solo una fecha… sencillo, simple, cero complicación, me sonrío solita porque sé que no es así de simple. Pero ¿por qué se nos hace tan difícil lograr metas o ponernos metas o dejar de soñar y actuar?

Le pregunté a mi comunidad en Instagram acerca de esta pregunta y las respuestas fueron múltiples y muy interesantes: (gracias mil por participar, aportar, compartir y escribir) besos brillantes para todas!
 
“Sueño es lo que todos tenemos, meta es en lo que trabajas”… @cocaditapanama
 
“Sueño lo crees inalcanzable pero los desas, metas ya lo creíste y sabes cómo lograrlo.  Por eso a las metas le colocamos FECHA, a diferencia de los sueños que pasa el tiempo y a veces no los cumles” …@mujeresinfinitas
 
“La acción. El sueño se queda en la mente y el pensamiento lo ve lejano, la meta uno se pone a la acción de lograrlo”…@bestili29
 
“Una meta tiene fecha de caducidad un sueño es para “algún dÍa”… @ailicegonzalez
 
“El sueño es un ideal que no se concreta mientras que una meta es más definida y es en la que tomamos acciones para que se cumplan, paso a paso”….@macm0404
 
Y así… más gente brillante me aportó con significados acerca de esto… Todos resaltan una cosa en común:  acción, ejecución, concretización, FECHA…
 
Este artículo no es para analizar “por qué se nos hace difícil lograr metas o ponernos metas o dejar de soñar y actuar – ya he dedicado algunos artículos anteriores a abordar estos temas por ejemplo, la falta de motivos, la falta de propósito, no saber diferernciar lo importante de lo urgente o que trazamos objetivos que no tienen interés real para nosotros, nos hace abandonar fácilmente esas metas….
 
Hoy mi intensión es que conozcas la importancia de ponerle una FECHA a tus sueños para que los veas realizarse.
 
Leí que las personas tenemos al cabo del día 60.000 pensamientos…Wao! Me sorprendió la cantidad y a la vez me identifiqué totalmente con este número (no en positivo para mí) y te cuento por qué.
 
Yo vivo con demasiadas ideas, mi creatividad está a flor de piel todos los días y para mi es más difícil concretar, aterrizar, enraizar esas ideas para llevarlas a la realidad, por tanto, al ponerle FECHA DE CUMPLEAÑOS me ha resultado súper útil porque me “obliga” a  comprometerme conmigo misma primero, y luego con esas ideas – que según yo, son brillantes, fantásiticas, me harán feliz a mi, y a los que toque con ellas- 
 

El “problema” (pienso) es que no acostumbramos ponerle fecha límite a los proyectos, sean del tipo que sea, personales, profesionales, laborales, familiares, sociales, deportivos, por lo que no existe esa presión para cumplir que nos marca por ejemplo un jefe o un profesor.

A mí lo que me funciona es “la presión”, saber que ya hice un compromiso “con algo o con alguien” y entonces procedo, prosigo, acciono y activo y es donde comienzo a ver el sueño, volverse real.

Al no fijar un tiempo límite, caemos en el riesgo de ir postergando las tareas “para cuando tengamos tiempo”, lo que generalmente acaba degradando esos proyectos a sueños que “algún día” realizaremos.

 

Lo otro que tampoco ayuda es que vivimos en un mundo donde hay exceso de todo: exceso de información, exceso de tareas, exceso de ideas, exceso de datos, exceso de alternativas, exceso de redes sociales, exceso de variedad de productos de una misma gama.
Ese exceso de todo conduce a un cierto caos: no somos capaces de tener claridad mental para enfocarnos y para dedicarnos a lo importante.
 

Por eso me gusta esta idea: 

Convierte tus sueños en objetivos y ponle fecha

Si hace tiempo sueñas con tener o hacer algo, y no encuentras la forma de conseguirlo, los siguientes pasos te serán de utilidad:

  1. Define claramente tu objetivo. Ten claro el resultado que esperas conseguir, a dónde esperas llegar, qué quieres dejar….
  2. Si intentas completar tu objetivo de un solo golpe, NOT.!!!!  Divide tu objetivo principal en pequeñas partes (metas), así te será más fácil medir el avance que vayas teniendo, y evitarás desanimarte.
  3. Fija una fecha límite para acabar con cada una de ellas, eso sí, procura que los plazos sean realistas.  Busca un cuaderno y escribe.
  4. Ponte algo de presión a ti mismo para cumplirlo. Piensa en tus motivos, lo que significaría alcanzar este objetivo, lo que sentirás si lo alcanza y alimenta estos pensamientos y emociones.. Go For it!!!!
¿Cuál es la conclusión? 

Definir bien los objetivos y ponerlos por escrito, ayuda al cerebro a que, de todos esos pensamientos, se concentre en aquellos que le ayudan a conseguirlos. Es lo que llamamos poner foco o enfoque.

La claridad mental es energía para la mente.

Una de las cosas más importantes para tener éxito y vivir tu mejor vida es tener claridad mental – leído en el blog de Francisco Alcaide – uno de mis blogs favoritos en desarrollo y liderazgo personal – y él dice que la claridad mental te lleva a conducir todas las energías hacia lo importante sin despistarte ni dispersarte.

Lo otro… 
Creemos que para crecer hay que hacer más cosas. Siempre más. Parece coherente. Pruebas cosas y las vas incorporando. Más productos, más procesos, más personas, más de todo. El negocio se va desarrollando. Se va haciendo más complejo. Ésta es una forma de crecer. Es la tradicional. No haces nada especial. Sólo te dejas llevar por la inercia del desarrollo.
Pero, ¿es ésta la mejor fórmula?
Yo creo que no. Entonces, ¿cuál es la fórmula?
La sencillez, simplificar las cosas, el no complicarnos con tanto – esto aporta mucha —muchísima— claridad mental, y la claridad mental te facilita tomar decisiones, ser resolutivo o tener foco, entre otras cosas.
La claridad mental es fuerza para el cerebro. 
Una conclusión que es obvia: a partir de un número de alternativas, el cerebro se bloquea y le cuesta decidir. Racionalmente creemos que más es mejor, pero la evidencia empírica demuestra que no es así. 
El exceso de alternativas lleva a la duda, a la confusión, a la parálisis, a la dispersión. 
La claridad mental es energía para la mente.
Recomendaría tener la confianza en uno mismo para ser claros, precisos y estar seguros de lo que queremos.  Pero no es fácil. Es increíble lo difícil que es ser simple para la gente; cuánto miedo le da ser sencilla. Les preocupa el hecho de que si son simples, los demás pueden pensar que son tontos. En realidad, claro está, es justo al revés.
Por eso también postergamos, porque no estamos seguros de cuál de toooooodas esas ideas es la mejor o la que más le gustará al mercado o al jefe o a mi.
La gente con la mente más clara y preparada es la más simple».
Bueno, suficiente teoría… vamos a la práctica y a ponernos en movimiento!

¿Estás listo o lista para ponerle fecha de cumpleaños a esos sueños?
¿Estás listo o lista para dejar de quejarte de que no logras lo que deseas y comprometerte a hacer lo que tienes que hacer y escribir objetivos positivos que te ayuden a llegar a esas metas?
Toma papel y escribe:  escribe un deseo, luego un objetivo o un paso de acción para comenzar a caminar hacia ese sueño y lo más importate:  ponle fecha de cumpleaños.
 
Espero estés listo para brillar y vivir tu mejor vida, dejando tu huella en todo lo que hagas! Yo siempre estaré por acá para lo que necesites!
Keep Shining
Yael
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: