¿Eres de los que comienzan las cosas, o de los que terminan las cosas?

Este fue el tema de hoy en Ají como todos los martes.

A la prgunta, yo supe responder rapidito. Confieso que trabajo más con en el lado derecho del cerebro, creando, creando y creando y tengo que hacer un esfuerzo consciente para terminar las cosas: no se me hace tan fácil.

Este artículo está inspirado en otro artículo que leí hace poco donde decía:
“Las personas de éxito son EXPERTAS en algo y para ser experto en algo hay que tener FOCO.”

Luego otra pregunta se me revelaba: el hecho de no tener facilidad para enfocarme ¿me hace una persona de No-Exito?

Creo que no, pero como todo en la vida, quiero lo mejor: quiero mejorar, quiero crecer, quiero aprender a hacerlo mejor y gozar de sus frutos y por esto, comparto también contigo por si a ti también te inspira a mejorar.

Otras preguntas, ¿Qué viene primero, el éxito o la felicidad? ¿Será una cuestión de orden?

¿Somos felices porque somos exitosos? o ¿somos exitosos y por eso, somos felices?

Sea cual sea la respuesta que le demos, algo es es unánime y es que todos queremos tener éxito y todos queremos ser felices. Todos queremos que nos vayan mejor y a todos —de una u otra manera— nos gustaría ser la diferencia y dejar nuestra huella en la sociedad, y otros más ambiciosos, en el mundo.

Aplicado a la Marca Personal, que es lo que me compete: encontré esta definición de Andrés Perez Ortega:

“La felicidad es algo interior y que no siempre está relacionado con lo que conseguimos o con los factores externos. Sin embargo, el éxito es algo que depende del reconocimiento de otras personas (aumento de sueldo, contrato, cariño de la familia o amigos, premios, etc…)”

Por lo tanto, el objetivo del Branding Personal es diseñar y ejecutar estrategias que aumenten las posibilidades de que se reconozca tu trabajo, tu esfuerzo o tus acciones y esto te va a ayudar a conseguir tus objetivos personales o profesionales. Cuando eso sucede, podrás decir que estás teniendo éxito.

Aquí viene lo que me gusta: un efecto colateral: cuando tienes éxito, cuando se reconocen tus esfuerzos, aumenta tu valor y va a haber más gente dispuesta a elegirte. En consecuencia aumentan tus opciones, tu capacidad de decisión, tu libertad y, por lo tanto, posiblemente también seas más feliz!

Así que, para conseguir ser la opción preferente, para que te elijan, debes hacer todo lo posible para dejar una huella-marca en la mente de quienes quieras que reconozcan y valoren.

¿Qué les parece?

Volviendo al título del artículo ¿eres de los que comienzan cosas o de los que terminan cosas?

Francisco Alcaide (@falcaide) cuenta que para tener éxito hay que tener FOCO. 
La palabra FOCO implica CONCENTRACIÓN; y la palabra concentrar según dice la RAE es «ser recogido en un centro», por tanto, cuando uno está concentrado está dirigiendo todo el flujo de energía a ese punto (centro), con lo que ello implica positivamente en nuestro rendimiento. 
La energía va donde pones tu atención, y si tu atención se dispersa, la energía también, con lo que ello implica negativamente.

Hay un video de Antony Robbins (a quien admiro y sigo) que trata los 3 pilares para conseguir el éxito y el primero para él es:

Enfoque: estamos acostumbrados a no tener un enfoque claro de nuestros objetivos, es más, a veces nos enfocamos pero en lo que no queremos. Tenemos que cambiar el chip y tener una visión clara y atractiva de qué es lo que queremos en nuestras vidas. Tener una visión clara te da energía y ganas de lograr tus metas”

El éxito no consiste en hacer magia o en seguir recetas, entre lo mucho que hay que aprender, hay que aprender a concentrarse».

Mi primera conclusión: que las personas de éxito, se enfocan, se concentran, terminan lo que comienzan, se vuelven expertos, aumentan sus opciones, su capacidad de decisión, su libertad y, por lo tanto, posiblemente también sean más felices!

¿Cómo es tu nivel de enfoque para terminar lo que comienzas?

Ángel Alegre (@dandolalata) del blog Vivir al máximo escribía hace algún tiempo el post El secreto que nadie te cuenta para ser más productivo, donde decía:

Para crear un activo o mejorar cualquier área de tu vida necesitas hacer dos cosas: primero, la fase de expansión: invertir recursos (tiempo, dinero, energía) en empezar, aprender, construir, crecer, añadir o aumentar algo; y segundo, la fase de consolidación: atar cabos, cerrar proyectos, terminar y cosechar las ganancias que has conseguido hasta ese momento. 

Si quieres progresar de verdad, no sólo tienes que pensar en crear y expandirte. También necesitas dedicar tiempo de forma regular a consolidar tus ganancias. Ser un gran consolidador (sí, me he inventado la palabra) es lo que marca la diferencia entre el éxito permanente y la gloria pasajera».

La pregunta es inmediata: ¿Y por qué nos cuesta tanto consolidar? La respuesta te la da el propio Ángel:

«Expandirse es mucho más cool que consolidar. Qué es más atractivo, ¿empezar un nuevo emprendimiento, darle vida a otro proyecto innovador o incrementar un 20% los ingresos del emprendimiento que iniciaste hace 6 meses? ¿Aprender nuevos pasos de baile o practicar una y otra vez los que ya conoces?».

Hazte esta pregunta: ¿Eres de los que empiezas cosas o de los que terminas cosas? Lo primero está bien, porque implica que has pasado a la acción, pero lo que te puede garantizar el éxito es lo segundo.

Algunas ideas para practicar el enfoque, practicar “terminar las cosas” y a ver si practicas en enfocarte en la “huella que dejas”:

  1. Apaga inputs no esenciales. Es más fácil ser disciplinado si apagas posibles ladrones de atención.
  2. Pon un límite de tiempo para la ejecución de una tarea. Intenta evitar obsesionarte para lograr la perfección, puede ser que solo el comenzarla sea suficiente.
  3. Deja de pensar demasiado y céntrate en el ahora. Pensar nunca puede reemplazar a la acción, lo importante es crear un flow.
  4. Enfócate en una tarea por vez. No te dedices a la multitarea, harás las dos cosas (o las tres) mal. Mejor hacer una bien.
  5. Enfócate en lo positivo. Cuando estamos en un estado positivo, nuestra atención y enfoque es más afinada.
  6. Distingue entre lo urgente y lo importante. ¿Estás dedicando tu tiempo a apagar fuegos o dedicas tu tiempo a moverte hacia el logro de tus objetivos? 

Si alguien pregunta ¿Cuál es la clave del éxito? ¿Cuál es la clave de la felicidad? Pues la respuesta es Ninguna. Lo que hay son decisiones que tomar, actitudes que adoptar y hábitos que desarrollar para hacer mejor las cosas, por ejemplo, aprender a ENFOCARNOS y aprender a diseñar una estrategia personal que nos lleve a nuestro “destino”, nos guíe y nos ayude a dejar nuestra huella mientras vivimos la vida que queremos.

Concluyo: mi misión, mi propósito y mi trabajo es empoderar a los demás a alcanzar el Éxito entendido como la capacidad de obtener resultados dejando huella /marca en los demás y como dice Andrés Pérez, aunque el Branding Personal no se preocupa de la Felicidad, espero y confío que sea un efecto colateral.

A brillar enfocados Everybody!

Yael

Keep🌟Shining!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: