Excusas: ladronas por excelencia

«Tomar nuestra vida en nuestras manos, ¿y qué es lo que pasa? Algo terrible: nadie a quien culpar». Cosas Que Leo

 «Lo único que está entre tu meta y dejar una huella con tu marca personal es la historia que te sigues contando a ti mismo de por qué no puedes lograrla»

Excusas. Un tema que amo y del cual también a veces soy víctima.. jajaja! Disque víctima. Lo admito. Culpable 100%.

Pregunto de salida: ¿Si pudieras cambiar o mejorar algo en tu vida en este momento que te ayudara a sentirte más feliz, o mejorar tu calidad de vida ¿qué cambiarías? ¿qué mejorarías ¿qué harías diferente?

¿Qué te vino a la mente? ¿Cuántas cosas quisieras mejorar? Mantén ese pensamiento.

Probablemente suspiraste, volteaste los ojos, comenzaste a buscar en tu mente – bueno yo lo hice – y lo hago cada vez que pienso en estas cosas que quiero y quisiera cambiar y mejorar porque sé que me acercarían a conquistar nuevos niveles de mi vida personal y profesional.

Y luego… boom!  Aterrizo y despierto. A mí por lo menos se me vienen a la mente otro tanto de “razones” para no hacer lo que necesito hacer.

¿Serán razones o serán excusas?

Te cuento la diferencia.

  • La excusa es el motivo que se invoca para disculparse o eludir una obligación o responsabilidad.
  • La razón es el verdadero motivo o causa, de haber hecho o hacer acciones responsablemente y conscientemente.

Las excusas son las ladronas por excelencia de la huella que quieres dejar con tu marca personal

Otra forma de entenderlo: cuando el argumento va precedido por un NO QUIERO, suele ser una RAZON (subrayo suele porque no es ley). Cuando va precedido de NO PUEDO, suele ser una excusa.

SOMOS EXPERTOS POSPONIENDO.

Somos expertos postergando porque no queremos tomar responsabilidad.

Posponemos los cambios, posponemos las mejoras, posponemos los desafíos: nos posponemos a nosotros mismos: por ende, posponemos nuestra felicidad.

Es más fácil culpar y responsabilizar a otros de por qué nos ocurre lo que nos ocurre, que hacernos responsables de lo que hacemos o no hacemos.

El tranque, el gobierno, Assilem, el Metro, los huecos que el MOP no arregla, no tengo tiempo, no sé cómo, no tengo dinero… el tranque es mi favorito. 

Excusas: las utilizamos constantemente para escapar de situaciones en las que no nos queremos encontrar o a las que simplemente tememos enfrentarnos.

Una manera sutil de negarse a uno mismo lo deseado. Una manera de no afrontar nuestros temores.

Una manera de justificarnos para aceptar el fracaso.  Una manera inconsciente o conciente de huir de nuestra mejor versión y de negarnos a ser todo lo que podemos llegar a hacer.

Son los ladrones no. 1 de nuestra felicidad, nuestra libertad, nuestro éxito y por ende de nuestra marca personal porque nos inactiva de tomar acción y dejar nuestra huella.

Una Marca Personal requiere actuar. Para dejar huella hay que actuar. Para generar un impacto debes HACER algo, tienes que realizar alguna acción que consiga generar un efecto en algo o en alguien. Si no hay interacción, no hay impresión.

Tanto en las charlas que doy como en los coaching que facilito, o entre los profesionales que asesoro, siempre oígo razones que terminan siendo excusas/barreras para no ponerse en marcha o para no mejorar algún hábito o comportamiento.

Siempre digo:  las excusas son una de las maneras más cómodas y fáciles de impedir que brillemos y desatemos todo nuestro potencial.

Todos los humanos tenemos cierta tendencia a justificar aquellas acciones que deben ser cambiadas con alguna original excusa que nos haga sentir mejor.

Cuando tratamos de formar y mantener hábitos, buscamos alguna justificación para no cambiar y mantener este hábito porque es lo cómodo y fácil.  Nada que ver!  Si ese hábito no te deja hacer las cosas que te hacen feliz, entonces ese hábito no te sirve y necesitas cambiarlo por otro que si te sirva.

La buena noticia es que si identificamos cuales son estas excusas, podemos rechazarlas y tomar acción. Si quieres conquistar tu montaña vas a tener que comenzar a caminar, sudar y subirla…solo si quieres! Nadie te obliga. Pero de que puedes, puedes….

IMG_3050

Si realmente lo quieres, busca razones y abandona excusas.

Si realmente no lo quieres, argumenta razones y pasa la página.

Obviamente, esta es mi visión del tema y es personal aunque transferible. 😉

¿Cuál es este paradigma a considerar? Muy simple: Aceptar 100% de la responsabilidad por nuestro éxito y nuestro fracaso. Esta actitud te da poder, abre tu mente a nuevas oportunidades, te libera y trae gozo.

 1 acción – 1 ejercicio

Si pudieras cambiar algo en tu vida en este momento que te ayudara a sentirte más feliz, ¿qué cambiarías?, ¿qué harías diferente?

Ahora toma papel y lápiz y escribe todas las razones por las cuales no has hecho ese “algo”, ¿cuales son las “razones” por las cuales no has tomado esa decisión o has hecho ese cambio?

¿Cuántas “razones” salieron en tu lista? ahora analízalas y pregúntate…

¿Son realmente razones o son excusas?  ¿No quieres o no puedes?

A las que identifiques como “excusas”, sé sincero y sincera y escribe las posibles soluciones que puedes encontrar para cada una.

Siempre pero siempre hay una manera de cambiar algo, mejorar algo.

DEJA DE POSPONER LAS COSAS Y HAZTE RESPONSABLE

Posponer es otra manera de crear excusas. Intenta hacer las cosas ahora, si hay algo que debes hacer, hazlo. Una vez que finalices la tarea, las excusas ya no serán necesarias. Habrá cosas para hacer que no quieras hacer. Necesitas sobreponerte y hacerlas. Luego sentirás una sensación de logro fabulosa.

5 razones, de por qué posponemos y no nos comprometemos:

  1. Queremos gratificación instantánea. Descansar en el sofá es más cómodo en este momento que salir a hacer ejercicio.
  2. Tememos miedo a algo. Miedo a no hacerlo correctamente, miedo a fracasar, a lo desconocido y el más importante miedo a no lograr terminar con éxito. Eso nos hace querer posponerlo, haciendo algo sencillo y seguro en su lugar.
  3. Posponer algo es fácil: No hay consecuencias negativas inmediatas. Seguramente vamos a pagar por ello más tarde, pero por ahora, nada malo pasará.
  4. Sobreestimar nuestra productividad futura. Creemos que seremos increíblemente productivos y estaremos mucho más concentrados “más tarde” o en otro momento, que ahora mismo. Pero cuando llega ese futuro seguimos sin poder acabar, o peor aún sin lograr comenzar.
  5. La recompensa es todavía inalcanzable.Lograr tener el cuerpo que quieres, no se logrará con una sesión de ejercicio. Es la constancia lo que genera la recompensa. Pero en este momento aún está lejos de tu alcance inmediato. Por el contrario, posponer el tomar acción conlleva una recompensa inmediata.

4 maneras de bajarle el volumen a las excusas

  1. Asume la responsabilidad. Las excusas son maneras de evitar responsabilidades. Si no tengo tiempo, dinero, material, etc. entonces no es culpa nuestra el no hacerlo, ¿no? Gran error. Asume la responsabilidad y encuentra los medios para solucionarlo.
  2. Encuentra una solución. Casi todos los problemas tienen una solución. ¿No tienes tiempo? Empieza dedicándole sólo 5 ó 10 minutos. Levántate pronto.
  3. Visualiza tu objetivo. Esta es tu motivación, la razón por la que lo haces. Visualiza lo que quieres, mírate “allá”, ¿qué ves,? ¿Qué sientes? ¿Qué pasa por tu mente? Revisa estas emociones y ánclalas. Imagina el restultado y decide un primer paso de acción.
  4. Comprométete ante alguien. Ten un compañero de trabajo, un amigo, alguien a quien tengas que informar sobre este tema. Quizás no tienes suficiente fuerza de voluntad contigo mismo pero cuando se lo comentes a alguien, ya estará “fuera de ti” y lo convertirás en un compromiso.

Cuatro excusas que te impiden dejar huella con tu marca personal y acabar de desarrollarte profesionalmente:

  1. Es que no hay nada que me diferencie, soy igual que los demás
  2. Es que tengo miedo de que me juzguen
  3. Es que no tengo tiempo
  4. Es que no sirvo para nada

ES – QUE – ZOFRENIA por Juan Pablo Eskildsen @innovemospanama

jpMi gran amigo, colega y casi hermano de otra vida Juan Pablo escribió sobre las excusas como enfermedad y lo amé, por esto te lo comparto!
Es – que “no tenía minutos”
Es – que “no tenía data”
Es – que “no terminé el curso de inglés”
Señores, todo lo que venga después de un “es – que” es una EXCUSA para algo que NO lograste! Necesitamos dejar a un lado las excusas y buscar soluciones.
Buscar opciones
Ser recursivos
Creativos
Innovadores
Intentarlo hasta lograrlo
Alcemos la voz en contra de la mediocridad y las excusas cambiando nuestra conciencia hacia ser pro – activos y dinámicos !
Al innovarnos nosotros, innovamos Panamá. 

CUÉNTAME ¿cuál es tu excusa favorita?

Si necesitas ayuda para dejar de auto-sabotearte, escríbeme y juntos podemos mandarlas para otro lado, fuera de tu camino.

Si te gustó este artículo te animo a compartirlo, mandarlo a tus amigos, compañeros, familiares. Cualquiera que crees pueda ayudarle y serle útil esta información: así vamos dejando huella también, ayudándonos a ser mejores personas y profesionales. ¿lo crees?

El camino hacia la felicidad es un camino en el que no se puede ser víctima, sino que se tiene que ser protagonista…Si estás listo para brillar estás listo para tomar el control de tu vida, excusas o no, espero decidas brillar!

Happy Coaching !

Keep Shining

Yael

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: